Máscara de Tutankamón

ca. 1.340 a.C.
Oro martillado, espejos de color y piedras semipreciosas.

Museo de El Cairo

Volver a EGIPTO

Las tumbas egipcias, a pesar de las muchas medidas de seguridad tomadas para impedir el acceso una vez cerradas, no duraban mucho tiempo sin ser saqueados sus tesoros; se supone que ya desde el segundo milenio antes de Cristo comenzaron a ser profanadas.

Tutankamón, rey niño que gobernó desde los 9 años hasta su prematura muerte a la edad de 18, ha alcanzado justa fama por el simple hecho de haber sido hasta el presente, la única tumba que se descubrió intacta, con todos sus tesoros, de una riqueza, abundancia y exquisita artesanía en su realización, que a su inestimable valor material y arqueológico suman un no menor valor artístico.

La ilustración muestra la máscara de oro que reproduce sus rasgos, hallada sobre el cadaver momificado. La momia y su máscara descansaban en un ataud de oro macizo, este dentro de otro de madera y láminas de oro, a su vez dentro de un tercero de madera, todos ricamente trabajados.



   Volver a EGIPTO, página 2