página 1 de 2

siguiente

EGIPTO
Línea de Tiempo
Aspectos Estéticos

Formas de representación

El jardin de Nebamón

El artista egipcio no representa el mundo "cómo lo ve" sino "cómo sabe que es" y distribuye sus figuras en composiciones que siguen reglas claras y simples (alineamientos horizontales y/o verticales) y según una escala basada en el rango, el mayor o menor tamaño de una figuara indica su respectiva jerarquía social: el señor de mayor tamaño que su esposa y ésta más grande que los hijos y criados.

Haremhab e Isis

Como características generales se pueden mencionar:
En pintura: Ley de la mayor superficie: cada figura y cada parte del cuerpo humano se representan vista del lado que ocupa más lugar y resulta más clara su comprensión. Uso simbólico del color (hombre, rojo; mujer, ocre o amarillo claro); aparece la indicación del suelo.

Rahotep y su esposa

En escultura: Ley de la frontalidad: las esculturas se realizan para ser vistas de frente.

Características propias de cada período:
Imperio Antiguo: para la vida eterna se construye en la margen oeste del Nilo; es una arquitectura y escultura funeraria, en piedra, para durar eternamente; la vida terrenal transcurre en la margen este del Nilo y quedan pocos ejemplos del arte para la vida al no haber preocupación por su durabilidad (construcciones de adobe).

Conjunto de Sakkara

Conjunto de Gizeh

Plano de Gizeh

Portadora de Ofrendas

Portadora de Ofrendas

Imperio Medio: Las guerras civiles que ponen fin al Imperio Antiguo, producen en el pueblo egipcio una toma de conciencia sobre la vida y la muerte; se debilita el sentido de eternidad (quedan escasos vestigios de las pirámides construidas en este período); en contrapartida la representación gana en realismo y frescura y abundan los temas de la vida cotidiana. En escultura aparece una menor rigidez en las figuras humanas y alguna indicación de movimiento (p. ej.: el pie derecho delante del izquierdo).

Imperio Nuevo: Se realizan grandes templos y tumbas en la margen este del Nilo; construidos, como los templos de Karnak y Luxor, o excavados en la roca como las tumbas del Valle de los Reyes o el santuario de Abu-Simbel.

Templo de Luxor

Templo de Abu-Simbel



Faraón Amenofhis IV, Nefertiti y sus hijas

Se destaca en este período la revolución amarnense (Faraón Amenofhis IV, que adopta el nombre de Akenatón, y establece su capital en Tell-el-Amarna); sus cambios en el arte: mayor realismo y expresión de lo cotidiano, perduran en parte, luego del fracaso de sus reformas políticas y religiosas.


Temas

Historia, creencias y costumbres. El egipcio es un arte principalmente funerario que, proveyendo el equipamiento ritual y ornamental para las tumbas de faraones, sacerdotes y nobles, relata la vida y los hechos protagonizados por el difunto, mostrando así los hábitos, la tecnología y las formas de organización social y económica de su sociedad.


Otros Aspectos
Estilísticos

El estilo egipcio se fue desarrollando en el período anterior al Imperio Antiguo (Período Predinástico), conformando un conjunto de leyes estrictas que establecían la forma de representar al hombre y a la naturaleza, y que los artistas debían aprender en su juventud. Estas reglas se mantienen invariables en lo fundamental y así, a lo largo de toda su historia, el arte egipcio mantiene su unidad estilística basada en sus características esenciales: el culto a los difuntos, la monumentalidad y modos de representación que combinan regularidad geométrica y aguda observación de la naturaleza, pero que sufren ciertos cambios sutiles (la expresión de los rostros, las vestimentas, el adorno o el movimiento de las figuras) poniendo de manifiesto los cambios culturales propios de cada período; así son característicos:

* la estilización y hieratismo en el Imperio Antiguo;

* el realismo y humanización en el Imperio Medio;

* la elegancia y delicadeza en el detalle en el Imperio Nuevo.