Volver a GRECIA

Hagesandro, Atenodoro y Polidoro de Rodas

Laocoonte y sus hijos

ca. 175 a.C. - 150 a.C.
Mármol; 242 cm de alto

Museo Pio Clementino, Vaticano

Esta obra representa una escena de la mitología griega (también descripta por Virgilio en la Eneida): el sacerdote troyano Laocoonte advirtió a sus compatriotas para que rechazaran el gigantesco caballo en el que se ocultaban los soldados griegos; los dioses, al ver frustrados sus planes de destruir Troya, enviaron dos gigantescas serpientes de mar para que estrujaran entre sus anillos al sacerdote y sus dos hijos, en una de las más despiadadas acciones cometidas por los dioses del Olimpo contra los mortales, frecuentes, por otra parte, en la mitología greco-romana.

La intensidad dramática de este grupo escultórico ha suscitado la admiración desde que fuera descubierto en 1506. La tensión de los músculos, la expresión de dolor de los rostros, denotan el esfuerzo y sufrimiento de tan desesperada y desigual lucha. Esta preocupación por la expresión dramática es característica del período helenístico en el que el arte griego se expandió por todo el imperio conquistado por Alejandro, pero perdió la serenidad y sobria belleza del arte griego clásico.



   Volver a GRECIA, página 1