Platón y Aristóteles


Estos dos filósofos son los principales exponentes de la filosofía griega y los iniciadores de las dos corrientes fundamentales de pensamiento, que recorren toda la filosofía occidental hasta nuestros días.

Volver a GRECIA

Platón

(427 - 347 a.C.)
Busto de Platón; réplica del
original de Silanión; s. IV a.C.
Museo Vaticano

Nacido en Atenas - algunas fuentes sitúan su nacimiento en la ciudad de Egina -, en 429 o 427 a.C. y fallecido en la misma ciudad en 348 o 347 a.C., Platón se dedicó en su juventud a la poesía para rapidamente orientarse hacia los estudios filosóficos. A los 20 años conoce a Sócrates quien será su maestro y determinará en forma decisiva su pensamiento. Su obra está contenida en veinticinco "Diálogos", en los que pone en boca de Sócrates la mayor parte de su doctrina; máximo homenaje del genial discípulo a su maestro.

Volver a GRECIA

Aristóteles

(384 - 322 a. C.)

Retrato de Aristóteles; copia romana de original griego
del s.IV a.C.
Kunsthistorisches Museum, Viena

Discípulo de Platón, es autor de una extensa obra que abarca todas las ramas de la filosofía y todos los sectores de la ciencia y del saber humano de su época. Su obra fue considerada durante siglos -sobretodo en la Edad Media- la obra científica por excelencia, ocupando en el terreno filosófico y científico un lugar comparable al que ocupa la Biblia en el campo religioso. Si bien el pensamiento aristotélico no es coincidente con la religión, ejerció gran influencia sobre judíos y musulmanes y fue incorporado (convenientemente adaptado), al pensamiento cristiano a través del mayor filósofo y teólogo del cristianismo, Santo Tomás de Aquino.

La importancia de Platón y Aristóteles consiste, en términos generales, en que estos pensadores constituyen los dos tipos clásicos de todo posible sistema filosófico; los dos modelos contrapuestos de actitudes frente a la realidad. Platón representa al idealista, al hombre que tiene su pensamiento dirigido a otro mundo, que no es el mundo que captamos con los sentidos, sino un mundo perfecto, eterno, absolutamente bello, sólo captable por el pensamiento y del cual, las cosas terrenales son sólo una copia. Aristóteles, en cambio, representa el "realismo", porque para él el verdadero ser se halla en este mundo concreto en que vivimos y nos movemos todos los días.

Rafael Sanzio en el fresco que pintó en las Estancias Vaticanas, "La Escuela de Atenas", en los años 1509-1510, realizó una perfecta síntesis plástica de esta contraposición.

Platón dirige su índice hacia lo alto, apuntando al mundo de las ideas, en tanto que Aristóteles señala este mundo sensible y cotidiano que todos conocemos. Las actitudes de los dos filósofos expresan sus respectivas teorías.



   Volver a GRECIA, página 2