Volver a GRECIA

Victoria de Samotracia

ca. 190 a.C.
Mármol; altura: 245 cm

Musée du Louvre, Paris

Sea quien fuere su autor, la Victoria de Samotracia, sin lugar a dudas, es una de las cumbres de la plástica griega. Hallada en el santuario de Samotracia, posiblemente haya sido donada por los rodios a raíz de la victoria naval que obtuvieron en Side frente a Antíoco III de Siria en 190 a.C. y que les supuso, además del control de amplias comarcas en Caria y Licia, la alianza de numerosas ciudades e islas próximas. La obra estuvo al nivel del acontecimiento que conmemoraba: la estructura ondulante, ascendente, de la figura; la fina tela de la túnica pegada por el viento al cuerpo, creando un efecto de gran fuerza y realismo; el aire marino que se siente en toda la superficie, creando remolinos y sacudiendo las propias plumas de las alas. Todo ello se completaba, para acrecentar aún más el efecto teatral de la obra, con un sugestivo entorno ambientador que aunaba escultura y naturaleza de un modo raras veces logrado: colocada sobre la proa de una nave, la figura aparecía en un templete, como metida en una hornacina y destacando sobre un fondo oscuro; delante de ella, al pie de la proa, se abría un estanque del que surgían rocas y por el que corrían cascadas de agua.



   Volver a GRECIA, página 2