Volver a GRECIA

Auriga de Delfos (detalle de la cabeza)

ca. 475 a.C.
Bronce

Museo Arqueológico, Delfos

Desde los orígenes, el artista griego no buscaba reproducir las facciones del personaje que debía representar en su obra, sino que, basado en su conocimiento de la forma humana, lograba una imagen natural de un ser humano, de gran belleza, pero cuyos rasgos no podían asimilarse a ningún ser real sino que eran corregidas todas las imperfecciones y características individuales para lograr un tipo humano ideal de belleza perfecta. En particular, es característico el llamado "perfil griego", que une la frente y la nariz en una línea casi recta, y que hiciera decir a un crítico de arte que "nunca existió un griego que tuviera perfil griego". (Ver retrato)

Junto con el Poseidón hallado en los restos de un naufragio en cercanías del Cabo Artemisión, este "Auriga", hallado en la ciudad de Delfos, es uno de los dos bronces de gran tamaño, procedentes del período clásico, que se han encontrado hasta el momento. Esculturas de este tipo eran encargadas por los triunfadores en los grandes juegos deportivos organizados por los griegos, de los cuales los juegos olímpicos, disputados en la ciudad de Olimpia, eran los más famosos y concurridos, pero no los únicos. Tales certámenes tenían más que ver con las creencias y los ritos religiosos populares, que con el espíritu deportivo como es entendido y prácticado en la actualidad. Los participantes pertenecían a las principales familias griegas, y los vencedores eran considerados como hombres favorecidos por los dioses con el don de la victoria. De tal modo que, para conmemorar la gracia recibida de los dioses, los ganadores encargaban una estatua con su efigie a los artistas más renombrados de la época, aunque, como ya se dijo al comienzo de esta página, no debe entenderse que tales estatuas fueran un retrato del deportista victorioso. La idea del parecido físico entre la representación y el representado, aparecerá recién en el período helenístico.

Auriga de Delfos

ca. 475 a.C.
Bronce; cuerpo entero: 180 cm de alto

Museo Arqueológico, Delfos


Auriga de Delfos

Cabeza de frente

En las escavaciones arqueológicas llevadas a cabo en la ciudad de Olimpia, se han hallado gran cantidad de pedestales donde se ubicaban tales esculturas, pero éstas han desaparecido; al ser de bronce, probablemente fueran fundidas para recuperar el metal, cuando éste escaseaba durante la Edad Media.

Los juegos deportivos griegos, además de las diversas disciplinas atléticas conocidas y practicadas hasta hoy, tenían, posiblemente como el mayor atractivo del espectáculo, las carreras de cuadrigas, carro de guerra, tirado por cuatro caballos, (o también por sólo dos), cuyo conductor era el auriga. La cabeza de esta escultura hallada en Delfos, tiene los ojos realizados con incrustación de piedras de color, y los cabellos y los labios estaban levemente sobredorados, como se hacía siempre en esa época; esto confería al rostro una fuerza vital de gran expresividad.





   Volver a GRECIA, página 1