Templo de Saturno Templo de Antonino y Faustina Templo de Vesta Templo de Castor y Pollux Basílica Julia Basílica de Majencio y Constantino

Foro Romano

Vista del Foro hacia el Coliseo

Referencias: 1): Templo de Saturno; 2): Templo de Antonino y Faustina; 3): Templo de Vesta; 4): Templo de Castor y Pollux; 5): Basílica Julia; 6): Basílica de Majencio y Constantino; al fondo, centro: el Coliseo.

La construcción de la Cloaca Máxima durante la dinastía de reyes Tarquina permitió a los Romanos drenar un área pantanosa entre las colinas Capitolina y Palatina y crear el Foro Romano. Esta plaza de mercado pronto se convirtió en el centro de todos los asuntos politicos, religiosos y comerciales en el antiguo mundo romano. Fue el corazón del poder de Roma y cuando la capital fue trasladada fuera de Roma, el Foro Romano fue abandonado y se convirtió en un pastizal, con sus monumentos medio enterrados y despojados de su magnificencia.

1) Templo de Saturno, 498-97 a.C.

Construido por los Tarquinos y dedicado en 498 o 497 a.C., el templo de Saturno fue uno de los primeros en ser construido en el Foro Romano. Saturno, el padre de Júpiter y dios de la agricultura en la mitología greco-romana, era el guardián de un gran almacenamiento de oro y plata, pues el templo servía como banco público. El templo de Saturno fue destruido y reconstruido muchas veces antes de su última restauración en 320 de la Era Cristiana. Todo lo que queda actualmente son las ocho columnas jónicas de la fachada y es, junto con el Templo de Antonino y Faustina, uno de los dos únicos templos de los que se conserva su pórtico completo.


2) Templo de Antonino y Faustina, 141 d.C.

Este templo fue construido por Antonino Pío en honor de su esposa Faustina quien murió en el año 141 de la Era Cristiana y, según la costumbre imperial, a su muerte fue declarada diosa. Después de la muerte de Antonino en 161, el templo fue rededicado a ambos. Es un templo próstilo sobre podio. En la Edad Media (algunos eruditos dicen en el siglo VII u VIII, otros en el s.XI) el templo fue integrado en la iglesia de San Lorenzo en Miranda, quedando el pórtico antiguo (uno de los dos que han permanecido íntegros) como pórtico de la iglesia y construyendo al parte alta de la nave sobre los muros de la cela del templo.

3) Templo de Vesta, última restauración: 205 d.C.

Este templo albergaba la llama eterna de las diosas romanas del hogar, simbolizando, a la vez, la lumbre que ardía en cada casa romana y al Estado. Estaba abierto a los visitantes durante el día (excluidas las habitaciones conteniendo objetos sagrados), pero ningún hombre podía entrar despues del anochecer. Mientras las seis Vírgenes Vestales protegían el fuego y lo mantenían ardiendo, todo estaría bien en Roma, pero si una de ellas rompiera su juramento de castidad, el fuego se apagaría, sobrevendría una tragedia y seguirían ejecuciónes públicas. El castigo tradicional de las Vestales era enterrarlas vivas. y, aun en el s.III d.C., los emperadores no vacilaban en ejecutarlas de ese modo. El templo de Vesta fue originalmente construido por el segundo rey de Roma, Numa Pompilius, en 715 a.C. Consistía en un podio de 3 m de altura con una cela circular de 9 m de diámetro rodeada por columnas; en el centro del techo tenía un orificio por donde ventilaba el humo del fuego sagrado. El templo fue reconstruido muchas veces en las siguientes centurias y Septimio Severo ordenó la última restauración en 205 d.C.

4) Templo de Castor y Polux, 496 a.C.

Castor y Polux, héroes de la mitología greco-romana, supuestamente bajaron del cielo para ayudar a los Romanos a derrotar a los Latinos en la batalla del Lago Regilo en 496 a.C. El general romano, Aulus Postumus Albinus, prometió recompensarlos por su ayuda y este templo consagrado a ellos, fue terminado en 484 a.C. El Senado realizaba ocasionales reuniones en él y una serie de cámaras ubicadas entre las bases de las columnas, servía de depósito para el tesoro imperial y como un resguardo seguro para la fortuna de ciudadanos privados. Los patrones de pesos y medidas eran también guardados en el templo. El templo, por su posición ideal dentro del Foro, atraía a muchos comerciantes que establecían sus tiendas alrededor del mismo. (En 1985, en una excavación arqueológica se encontraron 86 dientes de los pacientes de un antiguo dentista!) Los comercios que lo rodeaban ayudaron a su destrucción durante el incendio de 14 a.C. Tiberio lo reconstruyó en 6 d.C. y Adriano lo volvió a restaurar con mayor magnificencia. Del templo permanecen hoy tres columnas Corintias de 13 m de altura con su entablamento con un friso liso y cornisa con medallones. Las estatuas de los dos dioses están ahora ubicadas en la cima del Capitolio.

5) Basílica Julia

En 54 a.C. Julio Cesar destruyó la Basílica Sempronia (construida en 170 a.C.) y algunas tiendas del Foro para hacer lugar a una basílica que eclipsara a todas las existentes en Roma. Una vez terminada la dedicó a sí mismo en 46 a.C. La construcción estaba aun inconclusa cuando Cesar fue asesinado dos años más tarde, y fue concluída por su sucesor Augusto. Un incendio en 12 a.C. daño severamente la nueva basílica, pero el emperador Augusto la reconstruyó con mayor grandiosidad aun; tenía una superficie de 105 por 45 metros y su fachada con arcadas entre semi-columnas Toscanas conducía a un vestíbulo que servía como un pórtico para comerciantes; en el piso de mármol aun hoy son visibles diagramas de juegos grabados por los visitantes durante su espera. El interior incluía un doble ambulatorio con bóvedas de arista que conducía a la sala principal usada para asambleas. La Basílica Julia originalmente alojó una Corte con 180 jurados que oían los litigios civiles y sirvió como tribunal legal por siglos. Después del incendio de 12 a.C., la Basílica Julia fue quemada dos veces más. La primera fue en 283 d.C. bajo el emperador Carus o Carinus, y no fue reparada hasta que Diocleciano obtuvo el trono al año siguiente. Para ocultar los daños, Diocleciano hizo un fila de enormes columnas triunfales levantadas frente a la fachada. Un segundo incendio ocurrió cuando Alarico y los Visigodos saquearon la ciudad en 410 d.C.; la última restauración de la basílica fue completada en 416 d.C.

6) Basílica de Majencio y Constantino, 306-327 d.C.

Maqueta del Foro Romano.

Sector de la Maqueta reconstrucción de la Roma Antigua, del Museo della Civiltá Romana, mostrando la Basílica de Majencio y Constantino.



   Volver a ROMA, página 1