B ó v e d a s

El mayor logro arquitectónico de los griegos fue llevar a un exquisito refinamiento en los detalles y las proporciones un sistema estructural sencillo y elemental. Por el contrario, la arquitectura romana no llegó a tal refinamiento estético, pero estructuralmente era mucho más avanzada. La utilización del arco semicircular, la cúpula, la bóveda de cañon y su derivación, la bóveda de arista, además del empleo de materiales diferentes para funciones constructivas distintas, y el uso del hormigón de cal, posibilitaron la realización de obras de gran audacia estructural.

Estructura de un templo griego
El uso de un sistema estructural de columnas y vigas realizado en piedra, obligaba a mantener distancias cortas entre columnas y a la utilización de columnas intermedias en el interior para soportar la estructura de madera del techo y su cubierta de tejas cerámicas o de marmol.

Las estructuras de cubierta basadas en la geometría del círculo, permitían a los arquitectos romanos una mayor libertad y variedad en el diseño de sus edificios, además de la posibilidad de cubrir amplios espacios sin apoyos o columnas intermedias. Los romanos fueron los primeros constructores de Europa en apreciar las ventajas del arco, la bóveda y la cúpula. El arco y la bóveda de cañon se habían utilizado con anterioridad en Egipto y Mesopotamia; los orígenes de la cúpula, en cambio, son más dificiles de precisar, aunque parece que se construyeron cúpulas de arcilla, cocida o secada al sol, desde fechas muy antiguas en el Cercano Oriente. Pero la invención del hormigón y su utilización en la construcción de bóvedas y cúpulas es un aporte nuevo y revolucionario de la ingeniería romana.

Bóveda de cañon corrido
Tipo de cubierta semicircular que permite cubrir espacios más amplios sin apoyos intermedios.

Bóveda de arista
Generada por la intersección de dos bóvedas de cañon que se cruzan a 90º, constituye un módulo que se puede repetir en una o dos direcciones para cubrir espacios de diferentes medidas y formas.


Cúpula
Tipo de cubierta semiesférica que permite cubrir espacios circulares de gran amplitud, como el Panteón, en Roma, cuyo diámetro interior es de 43 metros.



   Volver a ROMA, página 1