Volver a EDAD MEDIA

Díptico Wilton

ca. 1395-1399
Temple (témpera al huevo) sobre madera de roble; 57 x 29.2 cm
The British Museum, Londres

Este diptico representa en su interior, al rey Ricardo II de Inglaterra encomendado por tres santos a la Virgen y el Niño y una compañía de once ángeles. Junto a Ricardo está su patrono San Juan el Bautista, Detrás están San Eduardo el Confesor y San Edmundo, los primeros reyes de Inglaterra que llegaron a ser venerados como santos. Estando cerrado los paneles muestran el escudo de armas de Ricardo y su emblema personal, un ciervo blanco encadenado con una corona alrededor del cuello. Se desconoce el nombre de su autor y el nombre de Wilton con que se lo designa proviene de la residencia de su último propietario, la Wilton House, antes de ser adquirido por la National Gallery de Londres.

Los artistas del estilo gótico de fines de la Edad Media, llamado "internacional" porque sus características se expandieron por todos los centros culturales de Europa, habían desarrollado una gran capacidad de observación y complacencia por las cosas bellas y delicadas en la representación gráfica del mundo que tenían a su alrededor. El anónimo pintor de esta obra —quizás de origen francés— nos brinda un excepcional ejemplo de esa actitud: el tierno gesto de la Virgen tomando el pie del Cristo niño; las actitudes de los ángeles con sus manos finas y alargadas; su deleite en reproducir del natural las flores que adornan su imaginario paraíso, todo nos habla de su gusto por las líneas suaves y los detalles delicados. Otro elemento que hace notable a esta obra es que recuerda los rasgos de un personaje histórico real, el rey Ricardo II, marcando el comienzo de una recuperación del retrato, práctica abandonada durante la Edad Media y que resurge plenamente a partir del siglo XV.



   Volver a EDAD MEDIA, página 2