Volver a EDAD MEDIA

Figuras en un jardín de rosas

1450-1455
Sur de Holanda
Lana trenzada; lana, seda, trama de hilos metálicos; 288.9 x 325.1 cm
The Metropolitan Museum of Art, New York

Un interesante capítulo del arte medieval lo constituyen los tapices. Este trabajo pertenece a una serie de tapices destinados a cubrir por entero las paredes de una habitación. Tales conjuntos fueron a menudo referidos como "cuartos" en los inventarios medievales. Es posible que este conjunto fuera hecho para el rey de Francia Carlos VII, cuyos colores eran blanco, rojo y verde y uno de cuyos emblemas era el rosal. Un destino real es ciertamente probable, por la suntuosidad del tapiz, con hilos metálicos no solamente en los vestidos y joyas usados por cortesanos y damas según la moda de la época, sino también en el follaje del fondo, los capullos y las rosas. Trabajado a partir de dibujos pintados a escala natural, los tejedores apretaban fuermente los hilos que cruzan la trama, cada color separadamente, hasta que toda la trama no teñida quedara oculta. Aun con varios tejedores trabajando codo a codo, el procedimiento usual, y con los tapices de un mismo conjunto siendo trabajados simultaneamente en telares separados, su producción tomaba varios años. Colgados en las paredes de un castillo o mansión feudal, los tapices no sólo tenían la función práctica de aislar del frío y la humedad al cuarto entero, también constituían una declaración portátil y visible del gusto y riqueza de su propietario.



   Volver a EDAD MEDIA, página 2