El palacio urbano



Volver a RENACIMIENTO

Benedetto da Majano
Palacio Strozzi

1489
Florencia, Italia

El ascenso de una burguesía enriquecida en el comercio, transformada en aristocracia urbana de la mano de un sector de la antigua aristocracia volcada a la actividad comercial, creó un nuevo tema arquitectónico: el "palacio urbano". Mientras el castillo medieval era el símbolo del poder de una aristocracia feudal, rural y rústica, el palacio urbano renacentista es, además de representación del poder, una manifestación de la "cultura", nuevo atributo que esta clase social coloca como una de las bases en que sustenta su derecho a la autoridad y su condición aristocrática. Esto se manifiesta en la utilización de los órdenes clásicos y un tipo de planta derivada de la casa señorial romana, elementos que refieren a la antigüedad clásica y son la base sobre la que se configura este nuevo tipo de vivienda aristocrática.

El tipo fundamental se desarrolló en Florencia durante el siglo XV; consta de un volumen cuadrangular de dos o tres pisos, desarrollado alrededor de un patio rodeado por galerías con una, dos o tres filas de arcadas superpuestas. Ejemplos de esta nueva tipología de arquitectura urbana son el palacio Medici-Riccardi, proyectado por B. Michelozzo entre 1444 y 1464, y el palacio Strozzi, obra de Benedetto da Majano, posiblemente en colaboración con Giuliano da Sangallo, de 1489; ambos en Florencia.

B. Michelozzo
Palacio Medici-Riccardi
Fachada

1444 - 1464
Florencia, Italia

B. Michelozzo
Palacio Medici-Riccardi
Planta

1444 - 1464
Florencia, Italia

B. Michelozzo
Palacio Medici-Riccardi
Patio interior

1444 - 1464
Florencia, Italia

B. Michelozzo
Palacio Medici-Riccardi
Vista desde la esquina

1444 - 1464
Florencia, Italia

León Batista Alberti
Palacio Rucellai

1460
Florencia, Italia

Fue L.B.Alberti quien superpuso órdenes clásicos en la fachada del Palacio Rucellai, como motivo decorativo que simula un sistema estructural que no es el real (es el muro en su totalidad el que soporta los pisos y el techo del edificio), tal como ya lo habían hecho los romanos en el Coliseo.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1