Andrea Palladio:
La villa rural



Volver a RENACIMIENTO

Andrea Palladio
Villa Almerico - Capra
llamada Villa Rotonda

ca. 1570 - ca. 1591
Vicenza, Italia

Hacia la segunda mitad del siglo XVI la nobleza y la rica burguesía, propietarios de extensos establecimientos rurales, comienzan a construir viviendas en sus propiedades campestres. Especialmente en el area de la República de Venecia, y con la labor proyectual de un talentoso arquitecto llamado Andrea di Pietro, conocido por sus contemporáneos como Andrea Palladio, fueron realizadas algunas de las más notables villas rurales de la época. De todas, la comenzada a construir por encargo de Paolo Almerico y, a su muerte, comprada por los hermanos Capra, que concluyeron su construcción, la célebre Villa Rotonda es sin duda la más perfecta expresión del arte constructivo de fines del Renacimiento.

La mejor definición de las características y funciones que sus clientes pretendían de estas residencias, la da el propio Palladio: "La casa de la ciudad de un noble deberá, por un lado, ser muy cómoda y, por otro, demostrar su esplendor, pues en ella tendrá que pasar gran parte de su tiempo cumpliendo con las obligaciones de la administración de la República y de su propia hacienda. Pero no por esto hay que considerar la villa de campo como cosa de menor utilidad o fuente de menor consolación pues en ella pasará el resto de su tiempo observando y embelleciendo sus propiedades, incrementando sus haberes con el trabajo y el arte de la agricultura, cuidando su salud y su estado físico con la gimnasia que generalmente se hace a pie o a caballo en ellas, reposando y consolando su espíritu cansado por el ajetreo de la ciudad y dedicándose, finalmente, en la paz de su hogar, al estudio de las letras y a la contemplación.". (Andrea Palladio, I quattro libri dell'architettura, Venecia 1570, libro II, p.45).

Andrea Palladio
Villa Rotonda

Planta

La fuerza de los proyectos de Palladio surge de su capacidad para dar respuesta a las necesidades de uso brindando lo que hoy denominaríamos "confort", es decir, una completa comodidad para el desempeño de las funciones a que se destina el edificio, dentro de una resolución formal de gran impacto por su armonía y ordenada belleza, lo que le ha valido ser imitado y haber influenciado la arquitectura de los siglos posteriores, tanto en Europa como en America.

Palladio afirma que la estructura de la Villa Rotonda, con pórticos en las cuatro fachadas, fue sugerida por las características del lugar: una altura desde la que se podían disfrutar "vistas muy bonitas" hacia los cuatro puntos cardinales. Una planta cuadrada con sus dos ejes de simetría a cuyos lados se distribuyen las habitaciones principales en uno de ellos, y las secundarias, más pequeñas, en el otro; en su centro un gran salón circular de doble altura coronado con una cúpula. Esta constituye la solución que el gran arquitecto halla para esta condición particular de emplazamiento.

Andrea Palladio
Villa Rotonda

Vista exterior


Andrea Palladio (1508 - 1580)

Artista docto y genial, inventor de la tipología edilicia de la villa de campo de fines del renacimiento, es sin duda el arquitecto italiano más influyente de la arquitectura internacional de los últimos siglos. Relegado o atacado en los siglos del Barroco y del gusto neogótico, es el Movimiento Moderno del siglo XX que revaloriza, a través de la labor teórica de estudiosos como Rudolf Wittkower o Colin Rowe, la racionalidad y cuidada proporcionalidad de su arquitectura, un sistema arquitectónico en el cual estructura y ornamentación, función y forma se entrelazan intimamente.

Andrea Palladio
Iglesia del Redentor

1578
Venecia, Italia

Palladio nació en Padua con el nombre de Andrea di Pietro della Gondola; a los dieciseis años se radicó en Vicenza, ambas ciudades del norte de Italia, en la región véneta, donde comenzó a trabajar con el auspicio del escritor y noble de Vicenza, Giangiorgio Trissino, amigo y protector de fundamental influencia en el desenvolvimiento profesional de Andrea, al punto de haber sido él quien le eligió el sobrenombre de Andrea Palladio, más musical y adecuado para un arquitecto, que el vulgar "di Pietro".

Su formación fue atípica para la época, pues no fue pictórica o escultórica como la de los principales arquitectos renacentistas. Andrea se formó como cantero, y de no haber sido por su relación con el noble Trissino, que había sido miembro del círculo de intelectuales selectos que rodeaba al Papa León X, probablemente no hubiera pasado de ser un maestro cantero sin la cultura y la formación intelectual necesaria en aquella época, para ser un arquitecto. Fue con Trissino que Andrea realiza su primer viaje a Roma, que ya en la primera mitad del siglo XVI, era la capital artística de Italia, y toma contacto por vez primera con las arquitecturas antiguas y modernas de esa ciudad. Arquitecturas que estudiará atentamente en sucesivos viajes y que, junto a una no menos atenta lectura de los tratados de arquitectura de Vitrubio y de Alberti, constituirán el bagaje teórico necesario para su práctica profesional.

Andrea Palladio
Palacio Chiericati

1550 - 1557
Vicenza, Italia

Pero lo que diferencia a Palladio del resto de los arquitectos italianos del Renacimiento es la sistematicidad con que organiza todo lo aprendido, tanto de la antigüedad como de lo realizado por sus colegas contemporáneos. Palladio organiza un sistema de proyecto basado en una gramática de formas y proporciones y un repertorio de motivos predeterminados; «...comprendió que no era necesario tener que decidir, individualmente y para cada una de las viviendas que debía construir, qué medidas debían de tener las puertas interiores, qué tipo de escalera convenía utilizar, o qué perfil y proporción otorgarle al capitel dórico. Era suficiente decidir a partir de una serie de formas normalizadas que, evidentemente, habría que modificar si las circunstancias específicas lo requerían pero que, en general, se podían aplicar a la mayoría de los proyectos.»[1]

Además de las numerosas villas rurales que cimentaron su fama, Palladio construyó palacios urbanos para algunas de las principales familias de Vicenza (Palacio Thiene, Palacio Porto, Palacio Chiericati, Palacio Valmarana), edificios públicos (Loggia de la Basílica, Loggia del Capitaniato, ambas en Vicenza) y dos grandes iglesias en la ciudad de Venecia: San Giorgio Maggiore y la Iglesia del Redentor; por citar sólo las principales y más conocidas obras del último de los grandes arquitectos del Renacimiento. Sólo resta mencionar su obra teórica reunida en I Quatro libri dell'architettura, un tratado dedicado a exponer los principios de diseño, proporciones y técnicas constructivas de los órdenes arquitectónicos, las casas particulares, las calles, plazas y puentes y los templos, ilustrado con ejemplos tanto de la antigüedad como con sus propios proyectos. Es precisamente el espacio dedicado a la propia experiencia profesional lo que diferencia los Quatro libri de otros tratados escritos por arquitectos contemporáneos a Palladio y lo que le valió una impresionante divulgación y múltiples ediciones y traducciones durante los siglos siguientes.

Su influencia en la arquitectura rioplatense del siglo XIX, debida a la fuerte presencia de constructores y arquitectos italianos en esta zona, se manifiesta en numerosos edificios como la Iglesia de Paysandú, (Bernardo y Francisco Poncini, 1858); la Iglesia Matriz de Concepción del Uruguay, Argentina, (Pedro Fossatti, 1858 - 1859); el Nuevo Hospital Italiano de Montevideo, (Luis Andreoni, 1884 - 1889); e incluso, la Casa de Gobierno en Buenos Aires (Francisco Tamburini, 1886).

Andrea Palladio
Iglesia San Giorgio Maggiore

1560
Venecia, Italia


[1] -- Howard Burns, Andrea Palladio (1508 - 1580): la creación de una arquitectura sistemática y comunicable; en "Un paisaje palladiano"; Obras de Andrea Palladio en Véneto; vs. autores; pp. 35 - 45; Edición del Centro Internazionale di Studi di Architettura Andrea Palladio, Regione del Veneto, 1998.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1