León Battista Alberti



Volver a RENACIMIENTO

León Bautista Alberti
Iglesia de San Andrés

1470
Mantua, Italia

La iglesia de San Andrés, en Mantua, fue proyectada en 1470, pero su construcción comienza en 1472, poco después del fallecimiento de Alberti. El exterior no se terminó nunca, pero el sector de fachada completado muestra una de las ideas más fructíferas de este creador: la aplicación de la estructura compositiva del arco de triunfo romano a la fachada de una iglesia, simbolizando así el triunfo de la cristiandad; coronando esta estructura, el frontis, elemento clásico de los templos antiguos. Reelaborado de mil maneras, este frente se convirtió en una de las tipologías de fachada para iglesia cristiana de planta basilical más utilizada en todo el mundo durante varios siglos.

San Andrés

Vista del interior

El interior presenta otra innovación: sustituye las naves laterales por una serie de capillas, alternativamente abiertas y cerradas; todo el diseño está regulado por un cuidado sistema de proporciones, tal como Alberti lo propusiera teóricamente en su tratado de arquitectura, dos décadas antes. Es muy probable que la decoración interior, bastante confusa y recargada, no haya sido prevista por él. Tampoco responde al diseño original la elevada cúpula sobre el crucero, que fuera agregada en el s.XVIII por el arquitecto Juvarra.

Leone Battista Alberti (1404-1472) fue el primer teórico del arte y de la arquitectura del renacimiento, y uno de los primeros en emplear los órdenes clásicos de la antigüedad greco-romana en la arquitectura italiana del s.XV. Poeta, filósofo, organista —uno de los mejores de su tiempo—, pintor y arquitecto, (se supone que, además, era un atleta de notables aptitudes físicas), ejerció una gran influencia entre sus contemporáneos. Amigo del gran arquitecto Filippo Brunelleschi y del escultor Donatello, estudió las leyes de la perspectiva que había desarrollado Brunelleschi, a quien le dedica su tratado "De pictura" ("De la pintura") escrito en 1436, donde explicó por qué estas leyes serían fundamentales para la pintura de su época y de las venideras. Erudito, profundo conocedor de la arquitectura y el arte clásicos, sus muchas actividades no le permitieron una más intensa actividad como arquitecto, pero los pocos edificios que proyectó están entre los más importantes de la arquitectura renacentista por la influencia que ejercieron sobre la siguiente generación de arquitectos. Proyectaba todos los elementos con detalle, aunque nunca participó en la construcción real de sus edificios. Impuso una pureza clásica que fue el precedente de las obras de Bramante y sus sucesores. Su libro "De Re Aedificatoria" ("Diez libros de Arquitectura", escrito hacia 1450) fue el primer tratado sobre arquitectura del renacimiento; con él, Alberti trató de reemplazar el clásico tratado de Vitrubio (26 a.C.) con una obra más completa y sistemática. También escribió sobre escultura, la familia, el estado y sobre literatura.

León Battista Alberti
Palacio Rucellai

1460

La fachada de este palacio urbano, proyectado por Alberti y contruido para la familia Rucellai en la ciudad de Florencia, Italia, muestra con claridad los principios de ordenamiento geométrico y de uso de la tradición greco-romana para resolver un frente con exquisita armonía.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1