Sandro Botticelli



Volver a RENACIMIENTO

Alessandro Filipepi, llamado Botticelli
La Adoración de los Magos

ca. 1476
Tempera sobre madera, 111x134 cm
Galleria degli Uffizi, Florencia

Esta pintura fue encargada por Guasparre di Zanobi del Lama para la capilla de la Epifanía que mandara construir en la iglesia de Santa Maria Novella en Florencia. Muchas de las figuras de esta escena de la historia sagrada, retratan a miembros de la familia Medici: Cósimo el Viejo figura como el anciano rey ubicado frente al Niño, su hijo Piero, llamado el Gotoso, como el rey arrodillado con manto rojo en el centro, Lorenzo el Magnifico como el joven a su derecha, de perfil, con un manto rojo y negro. La figura que mira al espectador en el extremo derecho es probablemente un autorretrato de Botticelli.

Alessandro Filipepi, llamado Botticelli
Alegoría de la Primavera

ca. 1482
Témpera sobre madera; 203 x 314 cm
Galleria degli Uffizi, Florencia

Esta obra maestra cimentó el prestigio artístico de Botticelli, reflejando con temas filosóficos y literarios, el trasfondo cultural humanístico del círculo de Lorenzo de Medici. La pintura es una alegoría de la Primavera, con figuras mitológicas identificadas como (de derecha a izquierda): Céfiro corriendo tras la ninfa Clori, quien se transforma a si misma en Flora, diosa de la Fecundidad; en el centro está Venus, diosa del Amor, representada como reina de su dominio, con Cupido lanzando un dardo a las tres Gracias, mientras Mercurio eleva el caduceo a las nubes. El gran número de flores en la hierba simboliza la boda: la pintura habría sido encargada por Lorenzo el Magnífico como regalo de boda para su primo Lorenzo di Pierfrancesco dei Medici.

Sandro Botticelli es el nombre por el que popularmente se conoce al pintor italiano Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi. Botticelli (barrilito) era el apodo de su hermano mayor, Giovanni, cuya obesidad provocó que el mote se extendiera a toda la familia. Sandro nació en Florencia hacia 1444-1445, en el seno de una humilde familia de artesanos. Quizá por eso se inició en el arte de la orfebrería, oficio de gran prestigio en el siglo XV. Pero el joven cambió de planes y con 17 años entró en el taller de Fra Filippo Lippi, uno de los pintores florentinos más afamados del siglo XV. Ese aprendizaje duró unos cinco años. Hacia 1465 Sandro hace sus primeros trabajos bajo la atenta mirada de su maestro, realizando varias Madonnas con Niño durante esos años. Desde 1470 Botticelli dirige un taller en la actual Via della Porcelana de Florencia, en una casa adquirida por su padre seis años antes. Será ese año cuando reciba el primer encargo procedente de una institución oficial.

Sandro Botticelli
Madonna Magnificat

1483; témpera sobre tabla; ø 118 cm
Galleria degli Uffizi, Florencia

La Virgen y el Niño y cinco ángeles, en una hermosa composición que enfatiza la forma circular de la pintura. Frente a la Virgen hay un libro abierto en la página que contiene el Magnificat, en tanto dos ángeles están poniendo sobre su cabeza una corona estelar.

Su inclusión en la lista de la "Compagnia degli Artisti di San Luca" data de 1472, encontrándose a Filippino Lippi entre los ayudantes o discípulos de Sandro. En estos primeros años de la década de 1470 realizará escenas de gran belleza como el "Regreso de Judith a Betulia". En 1474 se traslada a Pisa para realizar una serie de frescos en el cementerio de la localidad, ejecutando como prueba una escena de la Virgen; por desgracia ni los frescos ni la tabla se conservan. Un año más tarde se iniciará la estrecha relación entre la familia Médici y Botticelli, cola-boración que será larga y fructífera. Las obras realizadas en estos últimos años de la década de 1470 - especialmente retratos como el de Giuliano de Médici - aumentarán su prestigio hasta ser llamado en julio de 1481 por el papa Sixto IV para trabajar en la decoración de las paredes laterales de la Capilla Sixtina junto a Ghirlandaio, Peru-gino, Pinturicchio y Cosimo Rosselli. "La Rebelión contra la Ley de Moisés" y la "Escena judía y las tentaciones de Cristo" son las dos obras ejecutadas en Roma. Acabado el trabajo en la Ciudad Papal, Sandro regresa a Florencia recibiendo la noticia del fallecimiento de su padre.

Sandro Botticelli
Madonna de la Granada

1487; témpera sobre tabla; ø 143.5 cm
Gallería degli Uffizi, Florencia

La pintura toma el título de la granada en la mano del Niño, fruta que simboliza la Resurrección.

En esta década de 1480, Botticelli realizará sus obras más importantes: la "Madonna Mag-nificat" y la "Madonna de la Gra-nada" y sus escenas mitológicas - el "Nacimiento de Venus" y la "Alegoría de la Primavera" - con las que verá aumentar su éxito. No en balde, en estos años obtendrá numerosos encargos de las familias más prestigiosas de Florencia. Su bello estilo integra los conceptos del Rena-cimiento y el espíritu del Gótico tardío, coincidiendo con el pen-samiento y gusto de sus clientes, por lo que sus en-cargos fueron numerosos. A partir de 1490 su estilo va haciéndose más ascetico como observamos en la "Natividad" del año 1500, la única obra firmada y fechada que se conserva. Al comenzar el siglo XVI el estilo de Sandro era totalmente superado por el de Leonardo o Miguel Ángel. En 1504 será miembro junto con Leonardo de la comisión que decidió el empla-zamiento de la estatua del David de Miguel Ángel en la plaza de la Señoría, en Florencia. Botticelli falleció en esa ciudad el 17 de mayo de 1510.


Sandro Botticelli
Nacimiento de Venus

ca. 1485
Tempera sobre tela, 172,5 x 278,5 cm
Gallería degli Uffizi, Florencia

La escena representa a Venus, naciendo del mar, siendo empujada por Céfiro hacia tierra, donde una Hora está lista para cubrirla con una hermosa capa. Este tema mitológico fue muy importante en la literatura y la filosofía del Renacimiento, así la escena puede tener diferentes significados alegóricos. La tela, fechada alrededor de 1485, refleja ciertamente la presencia de Botticelli en los círculos humanísticos florentinos y su estudio de la escultura clásica, desde que esta celebrada Venus recuerda muchas antiguas estatuas de la diosa.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1