Donato Bramante



Volver a RENACIMIENTO

Donato Bramante
San Pietro in Montorio

1503
Roma, Italia

El templete de San Pedro en Montorio, construido en Roma por encargo de la casa real española, puede considerarse como la más sintética y a la vez, acabada y perfecta, demostración del nuevo clasicismo arquitectónico que se había comenzado a elaborar en el s.XV en Florencia. Fue construido dentro de un pequeño patio, en el presunto lugar de la crucifixión de San Pedro, sobre el acceso a una cámara subterránea, en la que se venera el agujero donde fue enclavada la cruz.

San Pietro in Montorio

Corte

Este pequeño oratorio circular, al que se accede en contadas ocasiones, está rodeado por un pórtico de dieciseis columnas de orden dórico, por encima del cual se eleva el tambor de la cúpula, rodeado por una balaustrada. A la cripta subterránea se accede por una escalera en el exterior del templete, ubicada en el lado opuesto al acceso principal. El centro geométrico de la construcción coincide con el orificio de la cruz generando un eje vertical de fuerte sim-bolismo. La particularidad de Bramante como arquitecto es su apasionada búsqueda de la más clara y perfecta aplicación de las reglas de composición de los órdenes greco-romanos a todo tipo de edificios, desde el más pequeño como este templo conmemorativo del martirio de San Pedro, hasta el más monumental de los templos cristianos, la Basílica de San Pedro en el Vaticano, cuyo primer proyecto realizó por encargo del Papa Julio II.

Donato Bramante nació en Pesaro en el año 1444 y muere en Roma en 1514. Es el principal arquitecto de la segunda mitad del s.XV del Renacimiento italiano. No hay documentación que nos hable de sus comienzos; se formó probablemente en Urbino, quizás en el círculo de Piero della Francesca; aparece documentado por primera vez en 1477, trabajando en decoraciones al fresco en el Palacio del Podestá en Bérgamo. La influencia de Leon Battista Alberti sugiere una estadía en Mantua pero no hay documentación que la confirme. Hacia 1490 se estableció en Milán donde realizó sus únicas pinturas de atribución segura: unos deteriorados frescos que representan hombres armados para la casa Panigarola y que se conservan actualmente en la Galería Brera de Milán. La ejecución del complejo monumental de Santa María presso San Sátiro y la iglesia de Santa María delle Grazie serán sus obras maestras de la estancia milanesa, teniendo un intenso contacto con Leonardo.

Donato Bramante
Cristo en la columna

ca. 1490
Témpera sobre madera; 93 x 62 cm
Pinacoteca di Brera, Milan

De esta época se considera un "Cristo en la columna" en el que muestra una cierta influencia de Leonardo, siendo la única obra en tabla atribuida a Bramante. En 1499 el maestro abandona Milán y se establece en Roma, profundizando en el conocimiento de la arquitectura clásica. Julio II le nombró superintendente general de las construcciones papales, proyectando el patio del Belvedere y la basílica de San Pedro, obras que no llegó a terminar y que fueron posteriormente transformadas por diversos arquitectos, entre ellos Miguel Ángel. No hay prueba de su actividad pictórica en Roma pero Vasari afirma que diseñó la arquitectura que se encuentra en el fresco "La Escuela de Atenas" de Rafael. Precisamente Rafael será uno de sus más afamados dis-cípulos, ejerciendo Bramante una extra-ordinaria influencia tanto en Milán como en los arquitectos de la generación siguiente, entre los que destacan Bramantino, Antonio da Sangallo el Joven y Jacopo Sansovino.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1