Filippo Brunelleschi



Volver a RENACIMIENTO

Filippo Brunelleschi
Duomo de Florencia

ca.1420-1436

A comienzos del siglo XV, el arquitecto Filippo Brunelleschi recibió el encargo de construir la cúpula de la iglesia Santa María de las Flores, catedral de la ciudad de Florencia, obra que es considerada como la que abre este período de renovación de las formas artísticas denominado Renacimiento. La iglesia, construida durante el siglo XIV, estaba inconclusa y los florentinos deseaban que su catedral fuera coronada por una enorme cúpula, pero ningún artista hasta entonces había sido capaz de realizarla, dado el enorme espacio existente entre los pilares sobre los que debía apoyarse (41,50 metros). En 1418 el gremio de los comerciantes de lana - "Arte de la lana" como era denominado -, que iba a solventar la construcción de la cúpula, llamó a concurso para su realización; Brunelleschi, con quien colaboraba Donatello, fue nombrado en 1423 "inventor y gobernador de la cúpula mayor".

La innovación de Brunelleschi reside fundamentalmente en el desarrollo de una técnica constructiva no utilizada hasta ese momento en la construcción de cúpulas. La de Sta. María de las Flores no es maciza, como era tradicional, sino que está constituida por una estructura de costillas que soportan los revestimientos interior y exterior, resultando así mucho más liviana y económica, tanto la cúpula en sí como su construcción que ya no requirió un armazón de madera contínuo, sólo las cimbras necesarias para levantar las costillas interiores. También desarrolló varios dispositivos mecánicos para facilitar la construcción.

Desde el s.XV esta imponente cúpula, conocida como el "Duomo de Florencia" domina el paisaje de la ciudad siendo su hito urbano más característico.

Vista aerea de la ciudad de Florencia; en el centro la catedral con su imponente cúpula.


Filippo Brunelleschi
Hospital de los Inocentes

1421-1424
Florencia, Italia

Este famoso pórtico del Hospital de los Inocentes en Florencia, obra proyectada y dirigida por Brunelleschi simultanemente a la realización de la cúpula de la catedral, es un claro ejemplo de las nuevas ideas que este grupo de artistas florentinos de comienzos del s.XV (Brunelleschi, Donatello, Masaccio, Nanni de Banco y otros) imponen a las artes plásticas. Utiliza elementos de la arquitectura de la antigüedad greco-romana - columnas corintias, arco de medio punto, frontis sobre las ventanas -, en una composición libre, cuyas proporciones están cuidadosamente estudiadas: la altura de las columnas, la separación entre columnas y la profundidad del pórtico son iguales, definiendo un "cubo ideal"; las ventanas del primer piso están perfectamente centradas respecto del correspondiente arco de la planta baja. Todo revela un nuevo concepto del espacio, matemáticamente organizado, geometrizado y estático; pensado y proyectado en perspectiva, desde el punto de vista de un observador ideal, inmovil, frente al edificio y en el eje central del mismo.



   Volver a RENACIMIENTO, página 1