La Capilla Sixtina



Volver a MIGUEL ANGEL

Capilla Sixtina

Vista hacia el altar

Capilla Sixtina

Vista exterior

Construida por orden del papa Sixto IV —de ahí su nombre—, entre los años 1473 y 1481 en el Vaticano, sus paredes laterales están decoradas con frescos de los más importantes pintores de la segunda mitad del siglo XV: Botticelli, Ghirlandaio, Perugino, Luca Signorelli y otros. Sin embargo, lo que la ha hecho ampliamente conocida por el público en general, son los frescos pintados por Miguel Ángel Buonarroti en la bóveda y en la pared posterior del altar.

El proyecto fue realizado por Baccio Pontelli y supervisó las obras el arquitecto Giovanni de' Dolci; su diseño no presenta características arquitectónicas destacables y sus dimensiones son 40.93 m de largo, 13.41 m de ancho, las medidas exactas del Templo de Salomón según el Antiguo Testamento, y su altura interior es de 20.70 m, cubierta con una bóveda de cañon corrido rebajada. Fue consagrada y dedicada a la Asunción de la Virgen el 15 de Agosto de 1483. Destinada como capilla personal del Papa, en ella canta el famoso coro de la Capilla Sistina. En esta capilla, al fallecer un Papa, se reunen los obispos para elegir al sucesor y permanecen encerrados en ella hasta que la elección se produce. Todas las paredes están cubiertas por frescos de los más importantes maestros de Florencia y la Umbría que fueron pintados entre 1481 y 1483. En la pared izquierda está representada la vida de Moisés y en la derecha hay escenas de la vida de Jesucristo. Trabajaron en ellas, además de los ya nombrados, Pinturicchio y Pier di Cosimo Rosselli.

Capilla Sixtina

Vista hacia la entrada.

En los costados de la bóveda, Miguel Angel pintó, alternativamente, gigantescas figuras de los profetas del Antiguo Testamento que anunciaron a los judíos la llegada del Redentor, y de las Sibilas que, según la tradición, predijeron la llegada de Cristo. Entre estas figuras, en el centro de la bóveda, pintó escenas de la creación y de la historia de Noé; distribuidas en nueve paneles separados por molduras y cornisas pintadas, figuras de niños jugando, figuras desnudas en las más diversas actitudes, y medallones alegóricos.

Miguel Ángel Buonarroti
Cielorraso de la Capilla Sixtina

1508-1512

Los tres sectores centrales de la bóveda ilustran la historia de Adán y Eva.

La creación de Adán

El sector más conocido de los frescos de la capilla.


La creación de Eva


Caida y Expulsión del Paraiso

Algunos de los frescos pintados entre 1481 y 1483 en los laterales de la capilla, son:

Sandro Botticelli
Escenas de la Vida de Moisés

1481-1482
Fresco; 348.5 x 558 cm


Domenico Bigordi, llamado Ghirlandaio
Llamada a los Primeros Apóstoles

1481; Fresco

Por último, entre los años 1537 a 1541, Miguel Ángel pintó en la pared tras el altar, el Juicio Final, obra tan famosa como los frescos de la bóveda, y que le fuera encargada por el papa Paulo III.

Miguel Ángel Buonarroti
Juicio Final

1537-1541
Fresco; 1370 x 1220 cm.



   Volver a MIGUEL ANGEL.