Pierre-Auguste Renoir



Volver a El Impresionismo

Pierre-Auguste Renoir
Bañista sentada

1883 - 1884
Óleo sobre tela; 119.7 x 93.5 cm

Nacido en Limoges en 1841, su familia se trasladó a París en 1844. Renoir comenzó a trabajar muy joven en una fábrica de porcelana como decorador de piezas destinadas a la exportación a paises del Lejano Oriente. Este trabajo tuvo una gran influencia en su formación; la pincelada corta, los matices nacarados, el abocetamiento de las formas, son características de la decoración de cerámica. Cuatro años dura en esta tarea que debe abandonar al mecanizarse la decoración de las piezas. En 1863 entra en el taller de Gleyre y, simultaneamente, en la escuela de Bellas Artes. Conoce a Monet y a Sisley y comparte un taller con Fréderic Bazille, que estudiaba medicina y pintura simultaneamente y participaba de las inquietudes del grupo que formará el movimiento impresionista, pero que verá tronchada su vida en la guerra franco-prusiana de 1870.

Pierre-Auguste Renoir
Retrato de Bazille

1867
Óleo sobre tela; 105 x 75.5 cm

En 1869 trabaja con Monet en "La Grenouillère" creando la técnica impresionista. A partir de 1870 realiza una serie de retratos; la composición de la figura es poco estructurada, blanda, como sin huesos. Esta tendencia a ocultar la estructura interior de los cuerpos le valió duras críticas. En esta década Renoir imprime a sus escenas una forma fluida, casi desmaterializada, abocetada y como sin terminar. Recordemos a Rembrandt y su reivindicación del derecho del artista a dar por terminado un cuadro cuando hubiera logrado lo que se proponía. El propósito de Renoir era captar los brillantes colores de la realidad y los efectos producidos por la luz sobre ella. Sus figuras están como desdibujadas pero no pierden corporeidad, la luz las construye.

El fracaso de la primera exposición de los Impresionistas en 1874 y los bajos precios obtenido de la subasta pública de dichas obras, realizada en el Hotel Dronot (por una obra de Renoir se pagaron 50 francos), lo precipita en una crisis económica de la que lo rescata el encargo de un retrato de la Familia Charpentier, que realiza con mayor rigor en la forma, respeto por la perspectiva clásica y dando un aire de cotidianeidad al incluir, junto a los cuatro integrantes de la familia, al gran San Bernardo echado a sus pies. Lo obtenido por este encargo le permite alquilar un estudio en la calle Cortot. Allí pinta "Baile del Moulin de la Galette", inspirándose en los bailes que se realizaban los domingos por la mañana en el Moulin, a los que concurría toda la bohemia parisina.

Pierre-Auguste Renoir
Baile del Moulin de la Galette

1876
Óleo sobre tela; 130 x 175 cm

En el cuadro aparecen varios de sus amigos; utiliza el recurso de elevar el horizonte para lograr incluir un mayor número de personajes, individualizados en sus facciones los de primer plano, más esquematizados los distantes; la obra trasunta una alegría y juvenil vitalidad dentro de una atmósfera azulina que homogeiniza la composición. Del mismo año es "El columpio" en el que también la luz filtrandose entre el follaje de los árboles produce un juego de contrastes de luz y sombra dentro de una atmósfera violácea. Se repite el clima festivo, presente en muchas de las obras de este período.

Pierre-Auguste Renoir
El columpio

1876
Óleo sobre tela; 92 x 73 cm

Durante la década de 1880 a 1890 viaja por Argel, Venecia, Florencia, Palermo, Nápoles, Pompeya, buscando la luminosidad propia de cada lugar. Acompañando a Monet, visitan a Cézanne en L'Estaque, pintan algunos paisajes junto a él y serán testigos del impulso decisivo que cobra su pintura en ese período. A diferencia de Monet, que respeta el color local de los objetos, Renoir es más subjetivo en la interpretación de sus motivos. Trabaja al óleo pero su técnica por momentos parece la del pastel.

Pierre-Auguste Renoir
Peñones en L'Estaque

1882
Óleo sobre tela; 66 x 80.5cm

Desde la última década del siglo XIX hasta su fallecimiento en 1919, bañistas y desnudos femeninos pueblan su producción. Perfiles desdibujados, volúmenes más insinuados, superficies parejas y colores nacarados caracterizan las obras de este período. Escenas familiares y sus hijos Coco y Juan aparecerán en numerosos trabajos. Su salud se va deteriorando y lo obliga a cambiar reiterádamente de residencia. El reuma va inutilizándolo y llega al extremo de hacerse atar los pinceles a las manos para poder pintar. Sus cuadros abocetados y luminosos alcanzaron gran éxito de público y crítica en vida del artista.

Pierre-Auguste Renoir
Coco

1905
Óleo sobre tela

Pierre-Auguste Renoir
Las bañistas

1918
Óleo sobre tela; 80 x 65 cm



   Volver a "El IMPRESIONISMO"