Auguste Rodin



Volver a Siglo XIX

Auguste Rodin
Fugit Amor

1881 - 1887
Bronce; 43.2 x 36.8 x 21.6 cm

«Me remonto a la antigüedad más lejana. Deseo unir otra vez el pasado al presente, renovar el recuerdo, pasar juicio sobre él y, finalmente, transformarlo en una imagen completa.». Con estas palabras Auguste Rodin resume su programa estético: recuperar la gran escultura del pasado greco-romano y del Renacimiento; que vuelva a expresar los sentimientos y pasiones humanas con la intensidad y dramatismo con que lo hiciera Miguel Angel, y así superar definitivamente la frialdad y amaneramiento del Neoclasicismo. «Es muy sencillo —diría Rodin— el día que el público reconozca mis esculturas y las de los otros jóvenes artistas influidos por mí, no valdrán un pepino las doctrinas de la Academia.»

Auguste Rodin
Mujer con sombrero de flores

1865

Rodin nació en París en 1840. A los catorce años ingresa en la Petite École, escuela de artes en cuya enseñanza academicista empieza a formarse en el dibujo y la pintura. Recién un año después descubre la escultura y comienza a modelar. Allí conoce a Dalou, Fantin-Latour y Legros, futuros pintores impresionistas, de quienes se hace amigo. En 1857 abandona la Petite Ecole para, al año siguiente, intentar por tres veces ingresar en la exclusiva École de Beaux-Arts (la Grand École), pero es rechazado en las pruebas de admisión. Para ganarse la vida, Rodin trabaja como modelador de ornamentos y participa en los trabajos de remodelación de la ciudad de París, dirigidos por el Barón Haussmann. Por las noches, modela bustos de su compañera Marie-Rose Beuret, una joven que trabajaba de costurera, compartía la modesta vida del artista y cuya belleza podemos admirar en "Mujer con sombrero de flores"

En 1864, Rodin presenta al Salón Oficial "El hombre de la nariz rota", una cabeza para la que sirvió de modelo un antiguo criado suyo, Bibi, cuyos rasgos recordaban los retratos escultóricos greco-romanos. La obra es rechazada por su realismo, contrario a la estereotipada belleza que la Academia establecía como premisa ineludible para que una obra pudiera ser considerada "arte". Un tiempo después, un amigo suyo la mostrará ante un grupo de académicos, afirmando que era una obra de la antigüedad clásica, que había encontrado en un negocio de baratijas. La cabeza de Bibi despertará entonces una admiración unánime, hasta que su amigo revela la broma, exclamando triunfante: «Su autor es Rodin, tres veces rechazado por la academia y esta obra ha sido rechazada en el Salón.» Un año antes, y por la misma causa, no compatibilizar con las premisas académicas, había sido rechazado en el Salón el "Desayuno en la hierba", de Manet.

Auguste Rodin
La edad de Bronce

1875 - 1876
Bronce

Como todo artista de la época, Rodin culmina su formación con el obligado viaje a Italia, entre los años 1875 y 1876. Estudia la gran escultura del Renacimiento, y queda especialmente impresionado por la obra de Miguel Angel. Años después dirá: «A Miguel Angel le debo el haberme librado del academicismo, de él aprendí reglas diametralmente opuestas a las que me habían enseñado, y eso significó para mí una liberación.» Durante esos años trabaja en "La edad de bronce", que será expuesta al año siguiente, 1877, con el nombre de "El vencido". La obra suscita admiración, pero también desata un escándalo; comparada con la frialdad de la escultura académica, la escultura de Rodin parece tener vida, lo que suscita la acusación de que había sido vaciada directamente del cuerpo del modelo. Una práctica considerada deshonrosa, aunque frecuente en los talleres de escultura. Para defenderse de la acusación, Rodin fotografía a su modelo, un soldado belga de nombre Auguste Neyt, para demostrar la distancia que había entre el modelo real y la obra. Sin embargo no logra convencer y sólo la intervención de algunos colegas de renombre, hace que se levante la acusación. Este escándalo tiene su lado positivo para Rodin pues lo saca del anonimato. Finalmente, la obra es comprada por el Estado francés que, en 1880, le encarga la realización de una puerta para el Musée des Arts Décoratifs, con el tema de la Divina Comedia de Dante. En este obra, llamada "La puerta del Infierno", trabajó Rodin durante cuarenta años y, a su muerte, aun no la había dado por terminada.

Auguste Rodin
El Pensador

1880
Bronce

Un vaciado original de esta obra se halla
ubicado en la Plaza de los dos Congresos de la ciudad de Buenos Aires.

Después de la acusación de haber hecho un vaciado del natural, Rodin concibe la siguiente obra, un San Juan Bautista, en un tamaño mayor al natural, para demostrar que la misma era una completa calumnia y que su capacidad como escultor era suficiente para producir una obra de un realismo vital como no se veia desde Miguel Angel. En la década de 1880, Rodin concibe sus obras maestras; ya es un escultor consagrado, recibe numerosos encargos, tanto oficiales como privados, pero su arte despierta a la vez admiración y encendidas polémicas y rechazos. El realismo y, sobre todo, la profundidad psicológica con que define sus figuras, chocan frecuentemente con la mentalidad de la época, presa todavía del gusto neoclásico. Rodin da expresión a los sentimientos: «...incluso en las obras en las que el aspecto de la acción no está en primer plano siempre me propuse enfatizar los gestos; muy rara vez representé el estado de inmovilidad absoluta. Siempre he tratado de expresar los sentimientos internos a través de la tensión muscular... Sin la vida, el arte no existe Esta actitud, que recorre toda su obra, se manifiesta claramente en "El pensador", figura originalmente concebida para coronar la Puerta del Infierno, que se constituyó también en una escultura autónoma. A menudo se ha querido verla como una representación del poeta Dante que medita sobre su obra, o identificarla con el propio escultor; en realidad para Rodin era el símbolo del hombre pensante. En ella, Rodin traduce la actividad de pensar en la tensión de cada uno de los músculos, dando así una expresión visual al trabajo intelectual.

Auguste Rodin
Los burgueses de Calais

1884 - 1886
Bronce

Varias obras encargadas a Rodin, desataron fuertes polémicas. A comienzos de la década de 1880, el Ayuntamiento de Calais le encarga un monumento conmemorativo de un hecho histórico: en 1347, durante el sitio de Calais por los ingleses, el rey Eduardo III propuso respetar la vida de la población bajo la condición de que seis de los más destacados ciudadanos de la ciudad, fueran descalzos, con la cabeza descubierta y una soga al cuello a entregarle la llave de la ciudad. Si los representantes de la ciudad esperaban una imagen que exaltara la dignidad y heroismo, Rodin, en cambio, representó la desazón y humillación que seguramente experimentaron esos hombres. Durante diez años se sucedieron violentas críticas («De ninguna manera deben representarse así nuestros famosos ciudadanos. Su actitud de derrota lesiona nuestra religión...») y todo tipo de reproches hasta que, finalmente, fue inaugurado un 3 de junio de 1895, frente al palacio municipal de la ciudad. Rodin logró imponer su voluntad y el conjunto fue instalado sobre una pequeña base y no sobre un zócalo monumental.

Auguste Rodin
Los burgueses de Calais

1884 - 1886
Bronce

La misma controversial suerte sufrieron los monumentos a Victor Hugo y a Balzac. El monumento a Victor Hugo le es encargado en 1889. Rodin propone representarlo desnudo «...puesto que no se expone a un genio en traje de calle...» La idea produce airadas reacciones y varios proyectos le son rechazados; se le reprocha también que las musas con las que quiere rodearlo son demasiado eróticas. El "Monumento a Victor Hugo" suscita tantas críticas y protestas como la Torre Eiffel, terminada de construir ese mismo año. Habrá que esperar veinte años para que, en 1909, una estatua sedente del poeta, (desnudo pero sin musas) sea inaugurada en el jardín del Palais Royal.

Auguste Rodin
Monumento a Victor Hugo

1890 - 1893
Marmol

Auguste Rodin
Balzac, envuelto en un abrigo

1891 - 1892
Bronce

En 1891 Rodin recibio de la Société des Gens de Lettres el encargo de realizar un monumento en honor del novelista Honoré de Balzac (1799 - 1850). El "Balzac" de Rodin se adelanta a su tiempo y señala el comienzo de la escultura moderna. Si para el "Monumento a Victor Hugo" había visitado al escritor y tomado bocetos de él, para su Balzac, Rodin renuncia a realizar un "retrato", a imitar la apariencia del escritor, (que si bien ya había fallecido, existían retratos en daguerrotipo) para realizar una profunda evocación de su personalidad. Las formas son simplificadas con gran audacia. Rodin comentó: «Nada de lo que hasta entonces había hecho me había satisfecho tanto, porque nada me había costado tanto trabajo, nada expresa mejor la quintaesencia de lo que yo considero la ley secreta de mi arte.» La obra fue calificada de "saco de carbón... pinguino... larva informe... feto..." y el cliente rechazó la obra a pesar de las protestas de personalidades como Monet, Toulouse-Lautrec, Signac, Debussy y Clemenceau. Rodin devolvió el dinero cobrado e instaló la obra en su residencia de Meudon.

Auguste Rodin
Estudio para el Balzac

1891 - 1892
Arcilla

Las pasiones humanas son el tema esencial de toda la obra de Rodin. Además de ser el autor de audaces y polémicos monumentos, es el escultor que con mayor fuerza expresiva ha exaltado la belleza femenina y el erotismo. Fue el primero en liberar a la escultura de tabúes seculares, representando la genitalidad femenina con sus formas reales. El amor y la sensualidad pero también el pesimismo y la desesperación, son el material expresivo que da vida a numerosas obras del maestro francés, como "El beso", "Fugit Amor", "Mujer en cuclillas", "Paolo y Francesca", "La danaïde", "Fauna de rodillas", o "El aseo de Venus". Muchas de ellas, concebidas primero como figuras integrantes de "La puerta del Infierno", pasarán luego a ser esculturas autónomas, como en el caso, arriba citado, de "El pensador".

Auguste Rodin
Eva

1881
Bronce; 172.7 x 48.3 x 63.5 cm

Auguste Rodin
La doliente

1889 - 1892
Bronce; 30.5 x 16.2 x 14 cm



Auguste Rodin
Fauna de rodillas

1884
Bronce



Auguste Rodin
El ídolo eterno

1889
Mármol

Auguste Rodin
Invocación

ca. 1900
Bronce; 55.9 x 26 x 24.1 cm



Auguste Rodin
El beso

1886
Mármol; 181.5 x 112.3 x 117 cm

En las últimas décadas del siglo XIX los honores y el reconocimiento de su genio corrieron parejo con las controversias, críticas y rechazos que producían algunas de sus obras más importantes. En 1887, cuando aun la crítica y el Salón oficial rechazaban la pintura Impresionista, el gobierno francés lo nombra Caballero de la Legión de Honor, una de las más importantes condecoraciones que Francia otorga a sus ciudadanos ilustres. En 1892 le será conferida en el grado de Oficial, en 1903 será nombrado Comandante de la Legión de Honor y, finalmente, en 1910 se le otorga la misma condecoración, en grado de Primer Oficial. En 1893 preside la sección escultura de la Société Nationale des Beaux-Arts. En 1903 asume la presidencia de la Asociación Internacional de Pintores, Escultores y Grabadores. La Universidad de Oxford le otorga el Doctorado honoris causa en 1907. Expone y viaja por las principales capitales de Europa y en todas recoge muestras de admiración. En 1908 el mismísimo rey de Inglaterra, Eduardo VII, lo visita en su residencia de Meudon. Quizás no exista en todo el siglo otro artista que, siendo un renovador del arte y, en algunos aspectos, un adelantado a su época (p. ej. con el "Balzac"), oponiéndose a los principios estéticos que sostenía el arte oficial, recibiera sin embargo, tan tempranamente, tan alto reconocimiento de la crítica y del Estado francés, que adquirió o le encargó, muchas de sus obras.

Auguste Rodin
La Danaïde

1889
Mármol; 36 x 71 x 53 cm

Una semblanza de Rodin no puede dejar de referirse a su tumultuosa y variada vida amorosa, pues su pasión por la belleza femenina se pone de manifiesto tanto en su vida como en su obra. Por su vida y, como modelos, por su obra, pasaron infinidad de amantes y relaciones circunstanciales; en las pausas de trabajo dibujaba notables bocetos de fuerte erotismo; sus modelos eran favoritas de un día: extranjeras ricas, admiradoras de edad madura o asistentes de su taller. Algunas de estas acuarelas sirvieron de modelo para sus esculturas. Pero dos mujeres son las que tienen una presencia importante en su vida: Rose Beuret, la primer compañera y también la última, y Camille Claudel, alumna, concubina, modelo de varias obras, y, por último, asistente en su taller.

A lo largo de su vida, Rodin nunca se apartó completamente de Rose; aun durante su relación con otras mujeres, solía visitarla o escribirle afectuosas cartas. Rose cuidó la obra de Rodin durante toda su vida, humedeciendo la arcilla para que no se tornara quebradiza. En momentos en que mantenía relaciones con Camille, Rodin le escribe: «Pienso en ti y estoy tranquilo, tu vigilas sobre mi trabajo, pero no lo humedezcas demasiado y no lo toques con los dedos.». Rose, sumisa, lo soporta todo. Al final de sus vidas, cuando Rodin queda solo, después de haber donado al Estado francés toda su obra en 1916, hecho que aleja a las cazadoras de herencias que pululaban en su derredor, y con su salud quebrantada por dos ataques de hemiplejía y un infarto, un 19 de enero de 1917, Rodin contrae matrimonio con Rose Beuret, a instancias de una amiga de ambos, Loïe Fuller. Menos de un mes después, el 14 de febrero, Rose fallece a causa de una pulmonía. El 17 de noviembre del mismo año, muere Rodin a los setenta y siete años de edad.

Camille Claudel

Auguste Rodin

Rose Beuret

Más dramática es la historia de Camille Claudel, hermana del escritor Paul Claudel. Veinticuatro años menor que Rodin, había llegado a París para estudiar escultura y en 1883 ingresa a su taller. Es una hermosa joven de diecinueve años, obstinada y de fuerte personalidad, que pretende abrirse camino en el mundo de la escultura, un arte considerado en esa época, estrictamente masculino. De gran talento, llegará a ser una escultora que nada tenga que envidiar a su maestro, lo que el propio Rodin reconocía. Pronto comienza entre ambos una tumultuosa relación amorosa que durará quince años. Su rostro y su cuerpo serán inmortalizados por su amante, en obras como "La Aurora", 1885; "El pensamiento", 1886; "Camille con gorra frigia", 1886; y "El beso", 1886, entre otras. Camille aspiró siempre a metas absolutas; pretendió ser la única mujer de Rodin, y nunca logró separarlo completamente de Rose. Incapaz de vencerla, su relación con Rodin terminará en 1898. Nunca se repondrá de esta separación. La otra meta de Camille, ser reconocida como escultora por sus propios méritos y no por ser alumna del gran maestro, tampoco será alcanzada; en un contexto cultural que reservaba a la mujer el papel de madre y esposa, señora del hogar, la sola idea de una mujer independiente, desempeñando un arte considerado de hombres, horrorizaba. Sólo la influencia y prestigio de Rodin logra hacer que se reconozca su obra escultórica. Estos fracasos, y la soledad después que su hermano es nombrado cónsul francés en Nueva York, la van llevando a la depresión y la locura. Destruye buena parte de su propia obra y, finalmente, en 1913 es internada en una clínica psiquiátrica, donde permanecerá hasta su muerte en 1943. Paul Claudel, quizá para vengar a su hermana, escribió respecto de la figura masculina de "El Beso", que parecia como si «...se hubiese sentado a la mesa.» Su trágica historia fue llevada a la pantalla en 1988, en la película "Camille Claudel" del director Bruno Nuyten, protagonizada por Isabelle Adjani y Gerard Depardieu en los papeles de Camille y Rodin.

Camille Claudel
La edad madura

entre 1899 y 1913
Bronce; 163 cm x 114 cm x 72 cm



   Volver a SIGLO XIX, página 1