Botón

La Cueva de las Manos




Cueva de las Manos

ca. 7.000 a.C.

U

bicada en el noroeste de la provincia de Santa Cruz, República Argentina, en el profundo cañadón del río Pinturas, esta cueva es el más importante ejemplo de pintura rupestre de Latinoamérica y el más antiguo, abonando la teoría del poblamiento temprano de la región y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Fue descubierta en el siglo XIX por el perito en límites Francisco P. Moreno. Las pinturas rupestres encontradas en su interior datan de un extenso período entre 7.300 a.C. y 700 d.C.


En las paredes de la cueva se suceden diversas pinturas relacionadas con la vida cotidiana de los pobladores de la patagonia, los tehelches y sus antecesores, pueblos cazadores y recolectores. La más conocida —y la más antigua— está compuesta por ochocientas veintinueve manos, entre positivas —la palma de la mano pintada, apoyada sobre la pared de roca— y negativas —la palma de la mano es apoyada sobre la pared y esparcida la pintura alrededor—; algunas superpuestas. Además de numerosos animales, con seguridad guanacos, y varios signos abstractos.


Cueva de las Manos

ca. 7.000 a.C.
Guanacos y signos abstractos

En mucho menor cantidad se encuentran figuras humanas, esquematicas y dibujadas con gruesos trazos lineales, sin indicación de volumen. Son más frecuentes los símbolos abstractos como círculos concéntricos y otras formas diversas.


Figura Humana

Cueva de las Manos
Figura Humana

By LuigiStudio [CC BY-SA 4.0], from Wikimedia Commons

Como en todos los casos de Arte Paleolítico, desentrañar el significado de estos ejemplos es un mero ejercicio hipotético. Se ha dicho que tal profusión de manos sería un modo de dejar constancia de la asistencia a algún tipo de ritual. ¿Y el resto de los dibujos? Repito: como en todo el extenso campo del Arte Paleolítico, los significados se mantendrán en el terreno de las conjeturas.


Cañadón Río

Cañadón del Río Pinturas

Lo que sí sabemos con certeza por lo ocurrido en otras cuevas europeas, es el peligro de daños considerables que representa la afluencia de visitantes, sin control y sin un adecuado manejo. El ambiente de una cueva se caracteriza por la obscuridad y por presentar parámetros de temperatura y humedad estables. El vicepresidente de la FADE (Federación Argentina de Espeleología) ha dicho: »...sin un estudio previo y un plan de manejo en una cueva, la presencia humana de manera constante causa alteraciones en el medio con un impacto, a veces, irreversible. El objetivo del desarrollo sustentable es que el uso de los recursos sea sostenible en el tiempo y que las generaciones futuras tengan el mismo beneficio de visitar esa misma cueva»


La irresponsabilidad y falta de cultura respecto de la conservación de nuestro patrimonio histórico de algunos visitantes, ha producido en la Cueva de las Manos pintadas o grafitis, escrituras y rotura de paredes. »Las cavernas contienen información única para la reconstrucción de paleoclimas: a partir del estudio de estalactitas y estalagmitas se pueden reconstruir los climas de superficie de hace 50 000 años», agrega la autoridad de la FADE citada. El riesgo de la presencia no supervisada de turistas se evidencia por los daños que han sufrido los . Otro riesgo considerable, del que la Cueva de las Manos no escapa, lo representan las explotaciones mineras, aun cuando se efectúen a cierta distancia. pues podrían ocasionar derrumbes en la cueva y afectar la calidad del aire y del agua.